Historias celopáticas del Brayan y la Kimberly

A pedido de mis fans, I’m back.

Estuve #pardías pensando sobre qué tema escribir hasta que me iluminé: este es el momento en el que digo que prendí la luz. La verda ejque conversando de celos con mis hermanas, una de ellas nos contó una historia lamps de las que solo dan ganas de reírse (luego) de lo ridículas que son. Los celos son naturales, es normal sentir que tu pareja te puede dejar de querer y warevs, pero pordiojitojanto esa huevada de andar revisando su celular, ver a quién le dio like, pedir evidencia de que salió con amigos… Qué pereza. Recolecté anécdotas trolas dignas de un Brayan y una Kimberly en las que no había razón para sentir celos, pero la imaginación voló.

Run, fucker, run
El Brayan moría de furia solo por la mera existencia del Jovanny, el mejor amigo de la Kimberly. Nunca quiso hacerse amiwi de él ni mucho menos. Un día se encontraron en un centro comercial y el Brayan correteó al Jovanny para golpearlo. Logró escapar y llamó a la Kimberly a darle la queja. Dejaron de ser amigos para no causarle celos al Brayan. Tonta.

#GayStory
El Kevin era cosa seria. Se molestaba, realmente se enojaba y le dejaba de hablar por horas al Brayan solo por ver videos de One Direction: sentía celos de Harry Styles. Cuando el Brayan vio This is us, la película de 1D, el Kevin también dejó de hablarle y el man no entendía qué había hecho mal hasta que le preguntó. El Brayan rió y le dijo que no tenía por qué ponerse celoso y el Kevin le respondió: “Voy a ver una película de Zac Efron para que veas lo que se siente”. Ternuritas.

And that, my friend, is what they call closure
Los celos eran notorios, pero el Brayan nunca se imaginó algo así. La Kimberly le tenía celos a una amiga del man y se imaginó que la cuerneó con ella. Ya había hecho escándalos públicos, gritado en el vecindario y más por situaciones similares, pero esta vez no aguantó paro: el carro del Brayan quedó cubierto de salsa de tomate, mayonesa y helado. Nivel.

Paranoia
La Daniela, la mejor amiga de la Kimberly, cortó con el Edward y decidió armar destrucción en su casa porque iba a estar home alone y se sentía muy mal… además de horny. Dos amigos le pidieron quedarse a dormir porque vivían lejos y estaban borrachos, y la Daniela, en su ebriedad, les dijo que sí, que podían usar uno de los cuartos desocupados. Ya era tarde y todos se habían ido, menos la Kimberly, quien decidió también quedarse a dormir para cuidar a la Daniela. Al día siguiente, la Kimberly le cuenta al Brayan lo que pasó y el man por poco y saca la navaja. Se metió en trips diciendo que todo era mentira y que la Daniela había armado una orgía a propósito porque, oh, qué coincidencia, dos hombres y dos mujeres en una casa sin nadie más. El Brayan odió a la Daniela por un año y ella ni enterada del pito. Fun fact: la Kimberly era virgen.

Gracias a los que alimentaron este texto, ustedes saben quiénes son.

1 comentario en “Historias celopáticas del Brayan y la Kimberly

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close