Eres terrorista y no lo sabes

“Joven ecuatoriana de 24 años muere ahorcada por dos serpientes en la Gran Manzana”, mi pensamiento mientras sonreía para la foto.

Un terrorista es alguien que difunde miedo. Así de sencillo. Por ejemplo, si comentas que quieres lanzarte en parapente, de seguro habrá familiares/amigos que te digan: “Qué miedo”, “Uy, no, no hagas eso”, “Qué terror, ¿y si te caes?”.

Quiero que te tomes un minuto para pensar en todas las veces que alguien te dijo que quería hacer algo y tú le dijiste: “Qué miedo”. De seguro, a veces usas esa frase como muletilla ante equis situación. Me incluyo y es algo que me comprometo a dejar de hacer.

La palabra tiene más poder de la que imaginamos. Hace poco pasé un mes con miedo de que me saliera una llaguita en el labio justo un día que viajaba a la playa (me salen cuando estoy con las defensas bajas). La noche anterior al viaje no pude dormir por miedo a que me saliera. Y… me salió. El miedo atrae. La palabra atrae. El pensamiento atrae. Quiero pensar que es así. Es así.

Energy flows where attention goes.

¿Eres miedoso? No vas a dejar de serlo. No vas a cambiar. Lo que está en tus manos es manejar el miedo, actuar a pesar de tenerlo. Además de miedosa, creo que soy irracionalmente ansiosa. Me da miedo subir y bajar las escaleras porque pienso que me voy a tropezar, si me tropiezo me puedo romper la cabeza por primera vez y sentir un dolor que no he sentido antes, probablemente me puedo quedar ciega o romperme la nariz también, ¿y si aparte de no poder ver, dejo de oler? Al caer quedaré inconsciente y alguien podría robar mi celular, nadie podría contactar rápido a mi familia, hasta mi billetera podrían robarse y qué pereza tener que sacar otra vez mis documentos personales. ¿Y si…? Y si… Y si…

Escribo esto porque hace pocos días me operé los ojos con el método tradicional, el invasivo. Tenía miopía jevimetal. Cuando le conté a mi hermana que quería hacerlo, me dijo: “Estás loca, qué miedo la cuchilla”. A lo que respondí: “¿Por miedo me estás diciendo que estoy loca?”. Me dijo que sí y contesté: “Me interesa que funcione y que sea seguro”. El miedoso no necesita de tu miedo, con el propio tenemos suficiente. Concentrarme en el resultado fue más importante, ¡broer, iba a ver en calidad HD! Obviamente estuve nerviosa durante la operación. Hasta ahora lo estoy: me lavo los dientes con los ojos cerrados para evitar que me caiga pasta dental en los ojos, asimismo con las manos, bañarme es un ritual, imagino que los ojos me sangran mientras duermo, etc. Estoy loquis por sobrecuidarme, pero lo hice, me operé.

“¿Cuántas cosas no he hecho por miedo?”, pregúntate.

Para concluir:
1) No te dejes influenciar por terroristas. 2) No seas terrorista. 3) Si alguien tiene la idea loca de hacer algo, da buenas vibras. 4) Hazlo, cualquier cosa, así sea con miedo. 5) Estás loco por hacer algo riesgoso, pero estás más loco si lo dejas de hacer por miedo. A menos que sea matar un grillo, ahí llama a alguien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close