La mejor cafetería de Madrid: La Merendona

En la imagen: «un delicioso bizcocho artesano de Navidad, con manzana, nueces, ciruela, arándanos, especias y un sutil aroma a Pedro Ximénez» y chocolate a la francesa. 🤤❤

Escribir sobre comida no es algo que suelo hacer. Peor aún de lugares. Prefiero leer a mi querida amiga Sil en El Blog de María Silvia. Ella sí que sabe envolverte hasta en el aroma de un plato que ni sabías que existía. No sabría decir por qué no había escrito antes del tema; quizá no me atraía o no era de mi interés, un poco absurdo porque amo la comida y probar nuevos lugares. Pero en esta ocasión surgió a manera de inspiración. ¿O necesidad?

Con este tweet puedo ilustrar mejor mi previa frustración:

Como sabes –o no– vivo en Madrid. Una ciudad hermosamente caótica. Los autos aceleran y desaceleran con fuerza, las personas caminan rápido porque siempre van tarde, otras corren para alcanzar el último metro y las calles turísticas son un laberinto de calor humano al que nunca hubieses querido someterte.

Por otro lado, mi amor al dulce es innegociable. Pero no a cualquier dulce. Debe haberse preparado con cálidas manos, cantidades generosas de cremas azucaradas y servido en un lugar al que no pueda verle ni un pero. Estuve mis primeros dos meses en Madrid visitando cafeterías, probando dulces de distintos restaurantes y husmeando en toda dulcería que se cruzara por mis ojos. Los sabores, bien. La atención, no tanto. ¿Torta de chocolate? 🤔 Sin un relleno significativo de dulce de leche –ni de nada–. Ponqués ricos, pero no me dejaban sin aliento. Y podría seguir.

El sábado 23 de noviembre, mi amiga Mari me invitó a su casa a cocinar y comer seco de pollo, un plato maravilla de Ecuador. Aunque Mari casi me corta la cabeza porque soy muy curiosa y preguntona, yo quería saber las medidas exactas de los ingredientes y el paso a paso a detalle. Pero ese no es el caso. Comimos delicioso y bastante, pero a mí me faltaba algo: dulce. 😋 Empezamos a conversar y compartir la idea de que ninguna de las dos había encontrado la torta perfecta de chocolate con dulce de leche. Eso sumado a mis ganas irrevocables de comerme una, busqué en Google “pastelería cafetería Madrid”. Analicé los resultados encontrados, vi imágenes, direcciones y opiniones, como la buena friki que soy. Una foto en específico me llamó la atención. La Merendona, interesante. Los busqué en Instagram y pensé: «Aquí iré».

Vi esto y no lo dudé más. Créditos al Jonatan Gómez que subió su foto a Google (?).

Era temprano de noche. Seguía acostada en el cuarto de Mari esperando a que la pereza desapareciera y se me ocurrió revisar hasta qué hora abrían. ¡Iban a cerrar en 45 min! Recogí mis cosas y salí volando. Todavía no había entrado a la cafetería y el lugar ya me había enamorado desde la vitrina exterior. «Qué acogedor», pensé. Entré y me saludó una chica muy amable y simpática. Pude intuir que era colombiana. Pero no, luego le pregunté y me dijo que era venezolana. Soy muy mala para los acentos. En fin, me contó con entusiasmo todas las opciones y escuché detenidamente, aunque yo ya sabía cuál iba a elegir. También me dijo que el agua era self-service. Punto a favor.

Amor a primera vista
Tarta de frambuesa. 💖
Amor mío

Obviamente pedí esta obra de arte. Era una tarta suave de chocolate, húmeda, rellena y cubierta con un brillante dulce de leche donde mi sonrisa se podía ver reflejada. Estaba espectacular. 🤗 Recuerdo esa primera vez que lo saboreé, mi capricho por el dulce nunca había estado tan satisfecho. Al día siguiente regresé con las ansias de acariciar en mi boca una nueva comunión de sabores. Llegué y la chica me lanzó una mirada y sonrisa de: «¡Ajá! Te gustó, regresaste». Y sonreí. Por supuesto que iba a regresar, hay un menú de al menos 20 dulces, 10 productos salados y 30 bebidas calientes y frías. En esa ocasión me fui por el dulce de tres leches, el que nunca falla.

Con cappuccino para terminar de hacerlo perfecto

La Merendona es una cafetería fundada por una pareja de colombianos hace un poco más de 10 años, pero me parece haber escuchado que el local tiene tan solo cuatro. Todos sus productos son artesanales, con ingredientes naturales y sin sabores artificiales. Está ubicado en la estación Príncipe de Vergara.

Waffle de yuca y queso acompañado de huevos revueltos, jamón serrano y guacamole. Me quería morir parte 1
Este jugo de maracuyá con naranja… Me quería morir parte 2

Como es evidente, los dulces no son lo único delicioso de este lugar. Los cafés y los tés están para morirse, así como las empanadas, el pan y la ensalada. Sobre todo, el waffle de yuca que está disponible solo en el menú de brunch. No puedo hablar por el resto de cosillas porque no las he probado, pero sé que cuando lo haga, no me decepcionará.

Ensalada La Merendona

Las ensaladas en La Merendona son distintas todos los días, son hechas con ingredientes frescos del momento. Al inicio yo no tenía idea de eso. La primera vez que la comí no le tomé foto, me dediqué a atacarla y no se me ocurrió hacerlo. Pero la segunda ocasión que la pedí, me dijeron que de proteína solo tenían atún. Justo la que quería. Pasaron unos minutos y llegó esa belleza de la foto. Una cama de rúcula, adornada con garbanzos –mis amados garbanzos–, choclito, queso mozzarella –creo–, un manojo de semillas de girasol y calabaza, ajonjolí y fruticas deshidratadas, y un baño de vinagreta con vinagre balsámico y quién sabe qué otras cosillas. Y el pan… 🍞 Gosh… El pan es preparado por ellos también. 😍

El alfajor parece que lo hicieron pensando en mí: más dulce de leche que masa
También venden miel, café, jaleas, granola y más cositas
Cheesecake de dulce de leche, el tercer postre que probé

Siempre me ha gustado comer tranquila. Este lugar me enseñó a amar a estar conmigo. Me siento a disfrutar la tarde con una serie, un libro o mi celular para escribir en el blog, como en este momento. Mientras lo hago, la dueña se pasea varias veces de la cocina al mostrador con un desfile de dulces recién preparados y listos para ser abrazados, y esos detalles hacen de este un espacio mágico. No los quiero enamorar más, pero La Merendona es pet friendly. Siempre que voy veo a un perrito. Al que más veces he visto es a Trufa Alejandro con ropita navideña. 🎄🎅 Es guapísimo y cariñoso.

Más allá de los dulces, me siento muy cómoda porque es fundado y atendido por latinos. No sé cómo explicarlo, pero en una ciudad donde el trato es distinto y el servicio al cliente un poco pobre, donde hay mucho movimiento, encontrar un lugar sereno como La Merendona es un escape de la realidad, una necesidad que no sabía que tenía. Me hace sentir cerca de casa. 🌟 Todos son increíblemente amables, nadie se había preocupado tanto por mí. Si no sabes qué pedir, te recomiendan algo y sales contento. Además la música es relajante. Como buena cerdita que soy, mi misión es probar todas las tartas. Me queda a dos paradas de metro, no va a ser muy difícil.

En resumen, encontré la mejor cafetería de Madrid gracias a un seco de pollo.

Red velvet ❤
Todos me guiñan el ojo, es difícil decidirme por uno. Esos mini pies son de limón y están 🤯🤤🤩
Tiramisú de mis amores

2 comentarios en “La mejor cafetería de Madrid: La Merendona

  1. Que rico!! Sin duda iré. Y si te animas a ir a Majadahonda, te diré que hay un pequeño local regentado por un argentino, Las Criollas, que prepara una tarta de dulce de leche con frutos rojos… de miedo!!! Y una tarta de ricotta, o la de manzana… son bajitas, caseras, y buenísimas!!! Que bien que vaya habiendo sitios para merendar cosas ricas!!!

    Me gusta

Responder a cosasdevaleria Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s