El inicio del veinte veinte | Sinopsis 01/20

Valeria Constante en Islandia

La verdad es que no hice nada más interesante que el viaje a Islandia y para contarte acerca de ello necesito mínimo tres entradas de blog –que no he tenido tiempo de redactar–. Así que veamos qué sale:

🥳 Piso 27: Lista para la suicidación

El 5 de enero fue mi cumpleaños. 🥰 27 años sin saber qué mierda hacer con mi vida. Y como a veces me rayo el coco, este año decidí pasarlo sola viajando a Islandia. Mi avión aterrizó el 4 de enero de noche y hasta llegar al hostel, después de tanta travesía que después te contaré, no hice más que quedarme en la habitación. Esperé a que sean las 12 para recibir par felicitaciones y me fui a dormir.

El día de mi #santo empezó la islanventura. Qué mejor regalo que cumplir sueños. Entre ellos, conocer la nieve (porque así es la chola). ❄☃ Como era el primer día de tour, al finalizarlo todavía estaba con energía y salí un rato a festejarme. Busqué un bar cercano a mi hostel, había varios, pero se estaba haciendo relativamente tarde y me metí al primero que me llamó la atención (a la salida encontré otro con promociones y casi me pego un tiro). Al sentarme y ver el menú, pude confirmar todo lo que había leído antes en blogs: la comida en los restaurantes de Islandia es cara.

Valeria Constante en Islandia
Selfie cumpleañera
Comida en Islandia
Aproximadamente 15€ los nachos con la bebida

Restaurante Islandia

Aunque estaba sola, me sentí acompañada de mis amigos y familia en ese día tan especial, el día en que nació esta reina. 💅🏻 No sé cómo explicar la sensación de estar rodeada de tanta gente y que nadie me felicitara. No era algo “malo”, tampoco “bueno”. Era loquísimo. Fue algo que me hizo estar más consciente todavía de que cada persona es un mundo distinto. Ahora mismo vemos gente pasar y no caemos en cuenta de que en sus mentes pasan tantas cosas. Cuántos cumpleaños en nuestras narices, felicidades ajenas que no nos hacen sonreír, tragedias que nos ahorran lágrimas, problemas que podríamos ayudar a resolver… Me sentí diminuta en un mundo tan grande.

🕺🏻 La bida zocial

Un jueves saliendo de clases, Isa me dijo que no podría unirse al grupo de clases para salir porque ya había quedado con una amiga. Y adivina. Me colé. Vimos a un grupo llamado The Dawlins que ellas ya habían visto un par de años atrás. Para no alargarte más el cuento, terminamos bailando y saltando con extraños al pie del escenario. Por cosas como esas amo Madrid. En otra ocasión, quedamos con unos amigos y amigos de amigos, fue divertido. Esa creo que fue toda mi vida social del mes… Qué deprimente (y ahorrativo 😏👈🏻).

The Dawlins en Madrid
The Dawlins

Bar Madrid

El barrio fino

Valeria Constante y amigos

 

🐷 Comida rica, comida bien hecha

Tenía ganas de mucha, mucha comida. Sobre todo de la carne frita maldita del restaurante ecuatoriano Perla del Pacífico. Fui con Mari, mi compinche de cerdeo –entre otras cosas–. Nos pedimos arroz con menestra y carne, de esa que llega con un charquito de aceite y comino guiñándote el ojo. Estuvo positroski.

Arroz con menestra y carne

También quería arroz con choclo y el nivel en el que me gusta solo lo consigo hecho en casa. Me puse manos a la obra y 🤤 me amo a mí misma #FrasesDeMiMamá. La receta no es nada del otro mundo. Lo preparé con:

  • Arroz integral
  • Choclito tierno
  • Queso mozzarella rallado y si tienes otro, también
  • Crema de leche
  • Sal, hierbas y pimienta, mucha pimienta
  • Mezclar todo y pal horno.

Con extra queso encima para que quede doradito

Aunque no parezca, este cuerpito non caribeño pedía a gritos tons of salad. Estuvo épica. Compré cosillas y mezclé. Hace tiempo que no comía aguacate. Y agregarle hummus a la ensalada es 👌🏻, inténtalo.

Ah, pero en la noche…

Pizza de Grosso Napolitano Madrid

Pizza cuatro quesos de Grosso. Qué cosa más rica, en serio. Ya entiendo por qué llegas al restaurante y nunca hay mesa disponible. Tuvimos que reservar dos horas antes.

📚 TFM mode on

Broer. Qué pereza. 🙂

Me ha costado bastante cogerle el ritmo. Casi no salí en enero para poder levantarme al día siguiente a trabajar e igual no he avanzado tanto como para decir que valió la pena #guardarme en casa. Un día quedé con Isa para ir a una biblioteca. La primera opción: cerrada. La segunda, sin aforo. Pero conocimos a estos amiguitos muy comelones:

Rigoberto. Así lo bauticé
“Isa, porfa envíame las fotos”……… 😒 Me puso cagging
El centro de estudios cuyo nombre nunca me aprenderé
Parquesito 🥰 Fuente del Berro

En fin, terminamos trabajando en un Starbucks. Aparte de que la comida es malísima (sorry dueño de Starbucks si es que mestás leyendo), el internet nos duró solo cinco horas. A la siguiente semana seguí yendo al centro de estudios de los pavos porque queda a 10 minutos caminando de mi casa. Pude concentrarme y avanzar mucho más. Y así está mi vida ahora… Entre hacer TFM y aguantarme las ganas de unirme al Club de los 27.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s