Gracias a Dios casi me secuestran

Relato sin intervención ficticia.

Los gordos no solo comemos, también callamos

Obesidad, inseguridad, historias lámpara y amor propio.